Sé que pueden quemar libros, arrasar bibliotecas, prohibir lenguas, desterrar creencias,
borrar pasados, dibujar presentes, ordenar futuros, torturar y ejecutar personas... Pero
también sé que aún no han descubierto como matar el cuerpo intangible y luminoso
de una idea, de un sueño o de una esperanza.

agosto 12, 2005

Estocolmo, 12 de agosto de 2005

Estocolmo, 12 de agosto de 2005

Por Edgardo Civallero

El cierre de la Conferencia Satélite de Estocolmo sobre Poblaciones Multiculturales fue ciertamente emotivo. Los conferencistas presentaron algunos esbozos (muy básicos) sobre algunas experiencias en catalogación en varias lenguas. Fue muy interesante la presentación de la Biblioteca Internacional, que posee un acervo extenso en diversos idiomas y un sitio en Internet con catálogos en los más importantes (entre ellos el español).

Como cierre, una cantora de la etnia Saami (lapona) presentó algunos de los cantos más tradicionales de su pueblo, acompañados por una serie de relatos acerca de la vida y las costumbres de esta nación indígena escandinava.

Esta noche, gran parte del grupo (incluido quien les escribe) se desplazará a Oslo para el inicio de las sesiones de los Standing Committee de IFLA, que se realizan un día antes de la Presentación Oficial. Cerramos, pues, la puerta de Estocolmo con la sensación de haber compartido un espacio de construcción... y poco más. Las palabras abundan en este tipo de conferencias, pero la acción, las ideas innovadoras, la organización de actos y de colaboraciones es escasa. De todas formas, los contactos son numerosos, y siempre surge alguna noción, algún concepto o algún método que despierta, en los participantes, unas tremendas ganas de hacer, de luchar, de proseguir.

Confío en que IFLA Oslo no nos decepcione.

Ilustración.