Sé que pueden quemar libros, arrasar bibliotecas, prohibir lenguas, desterrar creencias,
borrar pasados, dibujar presentes, ordenar futuros, torturar y ejecutar personas... Pero
también sé que aún no han descubierto como matar el cuerpo intangible y luminoso
de una idea, de un sueño o de una esperanza.

agosto 09, 2005

Estocolmo, 9 de agosto de 2005

Estocolmo, 9 de agosto de 2005

Por Edgardo Civallero

Sentado en frente a un desayuno muy diferente a los habituales en nuestro continente, comienzo a redactar las crónicas de aquello que he vivido.

Mi viaje comienza con la Conferencia Satélite que la Comisión de Servicios Bibliotecarios para Poblaciones Multiculturales desarrolla en Estocolmo entre el 10 y el 12 de agosto. Titulada "The Multicultural Library : Staff Competencies for Success", los contenidos de la misma se centrarán en tres ejes principales: Derechos Lingüísticos, Competencias del Personal de las Bibliotecas Multiculturales y Catálogos Multilingües. En colaboración con la Svensk Biblioteks Förening (Asociación Sueca de Bibliotecas) y con la participación de conferencistas de Finlandia, Estados Unidos, Canadá, Suecia, Noruega, Italia y la mía propia, el encuentro pretende rescatar aquellas líneas de trabajo que permitan la generación de mejores servicios para aquellas sociedades que, como la sueca, están comprobando que, día a día, son menos homogéneas y más plurales.

Pero el encuentro comenzará mañana. El día de hoy se ha realizado la bienvenida en la Biblioteca del Museo Nobel, en la Ciudad Vieja, en Estocolmo. La presentación de la Conferencia incluyó una visita al museo, la cual, lejos de destacar individualidades y grandes personalidades, apuntó a hacer hincapié en la creatividad como factor común que compartieron cada uno de los galardonados. Confío en que tal creatividad no esté ausente de los textos de este Encuentro.

Ilustración.