Sé que pueden quemar libros, arrasar bibliotecas, prohibir lenguas, desterrar creencias,
borrar pasados, dibujar presentes, ordenar futuros, torturar y ejecutar personas... Pero
también sé que aún no han descubierto como matar el cuerpo intangible y luminoso
de una idea, de un sueño o de una esperanza.

noviembre 29, 2005

A los pies del Illimani

A los pies del Illimani

Por Edgardo Civallero

La ciudad de La Paz late, vital, en cada esquina, en cada rincón que puedan encontrar, en cada mercado o puesto callejero... El mundo indígena se combina completamente con el mundo occidental para dar paso a una mezcla increíble, apasionante, que destila tradición y alegría de vivir por sus cuatro costados.

Bolivia se prepara para las elecciones, el próximo 18 de diciembre, y las encuestas dan cierta ventaja al líder cocalero Evo Morales, enfrentado directamente con el candidato conservador Tuto Quiroga. Por ende, se vive un clima de cierta atención en la capital boliviana, al igual que en el resto del país. Va a ser una elección decisiva para el futuro de este país.

La Escuela de Bibliotecología de la UMSA (Universidad Mayor de San Andrés) me asombró, especialmente por la (pro)actividad de su Centro de Estudiantes, muy bien organizado y con un espacio propio que daría envidia, por su estructura y características, a muchos centros estudiantiles latinoamericanos que conozco. La carrera en sí proporciona una excelente formación, y todos los profesionales apuestan, en este momento, por obtener el grado de licenciatura (a los 5 años), superando el título técnico entregado a los 3 años y el de Bachelor entregado a los 4.

Las bibliotecas bolivianas tienen todo el aspecto de ser extremadamente activas y dinámicas en su trabajo. La Municipal de La Paz "Mariscal Santa Cruz" me sorprendió notablemente, en especial por la red de bibliotecas municipales (alrededor de 17) que lidera en todo el ámbito paceño. La región de El Alto (hoy en día, una ciudad anexa a La Paz, que comenzó siendo un barrio de inmigrantes altiplánicos) es una de las más combativas a la hora de buscar educación y de apostar por la formación y la alfabetización.

La calidad de los profesionales y de la profesión, por estas tierras, no deja lugar a dudas. Ciertamente, las condiciones laborales son bastante buenas, en especial en bibliotecas académicas y especializadas, y, día a día, se exige más de los bibliotecarios y licenciados, para así poder elevar el nivel de la disciplina y el del trabajo realizado.

Desde La Paz, a los pies del Illimani, les hago llegar los saludos de un buen número de colegas que miran al mundo con orgullo y esperanza, deseosos de intercambiar ideas y experiencias, y, por qué no, de enseñar y aprender.

Ama suwa, ama llulla, ama qilla!

Ilustración.