Sé que pueden quemar libros, arrasar bibliotecas, prohibir lenguas, desterrar creencias,
borrar pasados, dibujar presentes, ordenar futuros, torturar y ejecutar personas... Pero
también sé que aún no han descubierto como matar el cuerpo intangible y luminoso
de una idea, de un sueño o de una esperanza.

diciembre 05, 2005

Volviendo de Bolivia...

Volviendo de Bolivia

Por Edgardo Civallero

De vuelta en Argentina, anoto algunos datos e impresiones que me dejó mi viaje por Bolivia, un viaje que, decididamente, me marcó a fuego, por las realidades vividas, los paisajes entrevistos y las extraordinarias personalidades que compartieron conmigo el breve tiempo que pasé en aquel país.

Los profesionales de la información bolivianos dejaron en mí una sensación profundamente agradable. La amabilidad, la calidez y la simpatía que caracteriza a todo el pueblo boliviano se acentuaban en estos colegas, que desarrollan tareas de una alta calidad y complejidad en los distintos ámbitos de la información y la documentación del país andino.

La Carrera de Bibliotecología y Documentación tiene su sede en la céntrica Casa Montes (Av. 6 de Agosto, 2080). Además de las distintas actividades educativas y académicas, publican semestralmente, desde 1997, la Revista de Bibliotecología y Ciencias de la Información, algunos de cuyos números me fueron obsequiados. Tal publicación refleja una alta calidad informativa, además de una excelente presentación, diagramado y edición.

La Biblioteca y Archivo Nacionales de la República de Bolivia tienen su sede en la capital administrativa, la hermosa ciudad de Sucre. El trabajo que desarrollan es más que interesante, al igual que el desarrollado por la Biblioteca y Archivo Histórico del Congreso Nacional, en cuyo edificio he dictado mi Taller.

Las Universidades (p.ej. la Mayor de San Andrés, en La Paz) poseen unos excelentes sistemas de bibliotecas, así como el Banco Central de Bolivia. Dentro de la ciudad de La Paz, todos los Consejos profesionales, las Asociaciones, las Cámaras y las Academias Nacionales poseen unidades de información y centros de documentación con profesionales cualificados. Pero quizás los que más me llamaron la atención fueron el Centro de Información y Desarrollo de la Mujer (CIDEM), y el Taller de Historia Oral Andina.

La Red TIC de Bolivia es un espacio virtual interesantísimo para el análisis de novedades y eventos en relación con las Tecnologías de la Información y la Comunicación. La organización de los bibliotecarios corre a cargo de varias asociaciones profesionales, nucleadas por el CPCIB (Colegio de Profesionales de Ciencias de la Información de Bolivia), el cual organizó, este año, el CIBDA 2005 (26-28 octubre, La Paz) con resultados más que promisorios.

Por último, en Cochabamba desarrolla tareas el CEDIB (Centro de Documentación e Información Bolivia), una institución de una tremenda calidad, que presenta información puntera en torno a temas sociales andinos.

El pueblo boliviano enfrenta, en este momento, uno de los más difíciles momentos en los últimos años: la elección de su futuro presidente. Además, enfrenta actualmente una serie crisis geopolítica, en relación a Chile y a las bases norteamericanas en Paraguay. Confío en que la situación tenga una salida que permite a esa sociedad, a esas comunidades, poder vivir un futuro en paz, en desarrollo, lleno de esperanza y de optimismo. Un futuro en libertad.

Porque, honestamente, no merecen menos.

Ilustración.