Sé que pueden quemar libros, arrasar bibliotecas, prohibir lenguas, desterrar creencias,
borrar pasados, dibujar presentes, ordenar futuros, torturar y ejecutar personas... Pero
también sé que aún no han descubierto como matar el cuerpo intangible y luminoso
de una idea, de un sueño o de una esperanza.

agosto 10, 2006

Cuaderno de viaje: - 02

Cuaderno de viaje

Por Edgardo Civallero

Dejando un poco de lado mis descubrimientos sobre los lugares por los que estaré viajando, quiero compartir con ustedes el latido de nuestro universo profesional latinoamericano, que vibra más y mejor cada día.

Adelantándose un poquito a las fechas previstas con anterioridad, el Tercer Congreso Nacional de Bibliotecología, Documentación, Archivística y Museología de Bolivia se desarrollará en Oruro entre el 27 y el 29 de septiembre. Dudo que llegue a tiempo para participar del mismo, aunque confío en que mis amigos y amigas de la vecina nación andina me faciliten suficiente información sobre el evento para poder ofrecer datos puntuales sobre el mismo.

El encuentro está organizado por el Colegio de Profesionales en Ciencias de la Información de Bolivia (CPCIB) y la Asociación de Bibliotecarios de Oruro (ABO), y ostenta el título de "El derecho de acceso a la información en Bolivia". Enfatizar en la importancia de estas temáticas es repetitivo, pero necesario: somos un enorme continente en el que el derecho básico y precioso a acceder todo tipo de información es escasamente garantizado, más allá de los discursos oficiales y de las estadísticas de las grandes asociaciones y bibliotecas. ¿Carencia de recursos para cumplir el objetivo? ¿Ausencia de políticas fuertes dirigidas a lograr este objetivo? ¿Desconocimiento del rol social y el deber ético que deberían abrazar los bibliotecarios para lograr el desarrollo y el bienestar de su pueblo? Muchas preguntas sin respuesta, muchas discusiones candentes desde muchos puntos de vista... Por eso es necesario revisar estos temas, identificar problemas, generar propuestas, buscar soluciones conjuntas, especialmente programas intracontinentales que permitan y habiliten la colaboración entre naciones hermanas (eso es lo que somos ¿lo recuerdan?). Los espacios que están brindando muchos Congresos nacionales latinoamericanos se están convirtiendo en arena de estudio de estas apasionantes materias.

[Es curioso que otros encuentros nacionales e internacionales de nuestra región se centren específicamente en realidades digitales cuando hay tanto por hacer en otros ámbitos... ¿verdad? En fin, quizás sea un tema de status, o un escaso reconocimiento de la realidad general de la comunidad a la que sirven. Creo que no debería abandonarse la temática digital, pero que deberían abrirse espacios fuertes e igual de importantes –nada de "paralelos" o "alternativos"– para el trabajo sobre temas urgentes, como por ejemplo "¿cómo podemos colaborar los bibliotecarios en el crecimiento y la mejora de nuestra sociedad?"].

Exactamente al mismo tiempo que se trabaja en la hermosa ciudad de Oruro, en el altiplano boliviano, en la costa colombiana, en la deslumbrante localidad de Cartagena de Indias, los bibliotecarios públicos se reunirán en el V Encuentro Iberoamericano de Responsables Nacionales de Bibliotecas Públicas. Y unos días antes, entre el 21 y el 23 de septiembre, en Zacatecas (México), los mismos actores se encontrarán en el VI Encuentro Nacional de Bibliotecas Públicas, organizado por la Dirección General de Bibliotecas y por la Secretaría de Educación y Cultura del Gobierno del Estado de Zacatecas. Dado que auspicia CONACULTA, encontrarán más información en su sitio.

Mientras ando de viaje por esos mundos exteriores a mi ciudad y mi provincia, se desarrollará en el Chaco argentino, en la ciudad de Resistencia (la ciudad de las estatuas y los lapachos en flor, cerquita del enorme río Paraná) el XI Foro Internacional por el Fomento del Libro y de la Lectura, con el tema "Los géneros literarios y la promoción de la lectura". Organiza la Fundación "Mempo Giardinelli", un grupo liderado por el escritor homónimo, que hace muy buen trabajo en aquella región (que conozco bien por haber trabajado allí unos años). Días después, entre el 22 y 23 de agosto, en Brasilia, en el corazón del Brasil, tendrá lugar el I Seminario sobre Información en Internet, y a continuación (24 y 25 de agosto) se realizará el Simposio Internacional de Acceso Libre a la Información. Organizará ambos eventos el Instituto Brasilero de Información en Ciencia y Tecnología (IBICT), en cuya página pueden encontrar información más detallada. Lamentaré no poder asistir, dado que el Acceso Libre es una de las filosofías en las que se basa mi trabajo (la otra es el anarquismo, pero... ¿hay diferencia entre ambas?).

Por último, en México DF se reunirán los catalogadores en el II Encuentro Internacional de Catalogación, especialidad interesante y que ha adquirido una rara importancia y preponderancia dentro de nuestras unidades. El tema del encuentro es "Tendencias en la teoría y práctica de la catalogación bibliográfica", y será organizado por el CUIB de la UNAM (Centro Universitario de Investigaciones Bibliotecológicas de la Universidad Nacional Autónoma de México) y la Biblioteca Nacional del Perú. Dado que estaré por la zona (y que asisten algunas colegas argentinas), espero tener la oportunidad de brindarles noticias sobre el evento.

Latimos, sí. Fuerte y claro. Nos movemos, nos reunimos, charlamos, discutimos, crecemos, creamos, mejoramos, nos desarrollamos... Pero que no sea solo un encuentro en una "torre de marfil" aislada, una excusa para viajar y pasear o un motivo para hacer "sociales". Que el conocimiento que se genere sea aplicable, implementable, replicable... Que se piense en todos los usuarios que esperan nuestros servicios (a veces infructuosamente). Que nos sirva realmente para crecer (y la comunidad, con nosotros). De otra forma, tanta reunión no tendrá sentido.

Se los dice alguien que ya ha sufrido serios desengaños en las grandes reuniones bibliotecológicas nacionales e internacionales, y que intenta, cuando abre la boca en una de ellas, que lo que dice sirva a otro, y que los otros le enseñen mucho, mucho...

Un enorme abrazo desde mi Córdoba gélida...

Ilustración.